Open Site Navigation

La importancia de agregar valor y retener a los clientes

En este mundo competitivo, las empresas que se enfoquen totalmente en el cliente serán las ganadoras. Es indispensable comprender la importancia de la satisfacción del cliente y pensar

siempre en construir mecanismos que permitan sostener este logro en el tiempo, al fin y al cavo

un cliente satisfecho será un cliente fiel.


Hay una gran oferta de productos y servicios disponibles en el mercado, por lo que el cliente

debería elegir el producto de una empresa determinada, El consumidor tomará una decisión de

compra después de considerar el costo total asociado, la necesidad y expectativa. Si después de la

compra el producto funciona como se esperaba, se considera que el cliente está satisfecho. Es

probable que un cliente completamente satisfecho vuelva a comprar el producto e incluso lo

promocione por voz a voz. Las empresas apuntan a la satisfacción total del cliente, que se puede

lograr después de comprender las expectativas del cliente y luego cumplirle con la promesa de

valor.

Las empresas son capaces de alcanzar este estado de satisfacción total del cliente mediante la

incorporación de buenas prácticas comerciales. Estas prácticas se construyen en torno a las partes interesadas, los procesos comerciales, los recursos y la organización. Las partes interesadas de la empresa son; colaboradores, proveedores, distribuidores y clientes.


Las empresas deben definir los límites de la relación con las partes interesadas para obtener el

máximo valor para cada participante. Para garantizar el máximo valor, las empresas deben

desarrollar procesos comerciales que comprendan y satisfagan las expectativas de los clientes.

Esto se puede lograr alineando equipos multifuncionales en procesos críticos, para crear un flujo

de trabajo efectivo. De esta forma es necesario comprender sus competencias básicas y

desarrollarlas, gestionando así con éxito sus recursos. La estructura organizativa, el diseño y las

políticas deben ser adecuados para facilitar la introducción de una cultura de satisfacción total del

cliente.


A través de la creación y agregando valor se puede desarrollar la satisfacción total del cliente.

La empresa en sí puede considerarse como una cadena de valor que consta de actividades primarias y secundarias. Las actividades principales consisten en materiales entrantes, operación, entrega de productos terminados, ventas/mercadeo y servicio al cliente. Las actividades secundarias consisten en departamentos funcionales como el departamento de tecnología, el departamento de compras, el departamento de recursos humanos y el departamento de finanzas.


Este valor creado se entrega al cliente a través del canal de distribución bajo el principio de gestión de la cadena de suministro.


Los clientes en la era digital son mucho más conscientes de sus necesidades y deseos, lo que los

hace difíciles de complacer. Las empresas realizan campañas de marketing que destacan los

puntos de similitud y diferencia con los productos de la competencia. El arte no está en atraer al

cliente, sino en retenerlo y crear una relación redituable y de largo plazo.


Las empresas suelen sufrir un efecto de agitación cuando los clientes no realizan la recompra.

Es importante trabajar duro para identificar las razones detrás de esta agitación. Una vez que se

identifican las razones, sepárelas sobre la base de problemas manejables y no manejables y luego

trabaje duro para eliminar los problemas manejables.


Es necesario desarrollar políticas y medidas para retener a los clientes tanto como la de atraer a

los nuevos. Este arte de la retención se puede lograr a través de la gestión de relaciones con los

clientes (CRM). En CRM, la tarea es desarrollar un sólido valor de marca basado en el consumidor,

lo que se logra convirtiendo a un comprador inicial en un comprador habitual, en un cliente, en un

miembro más, y sobre todo alguien que conecte con su marca y producto.


Por lo tanto, es de vital importancia para las empresas, identificar a los clientes rentables. Los

clientes rentables proporcionan un flujo de ingresos mayor que el flujo de gastos al retenerlos. Y

este flujo de ingresos debe ser mayor para que una empresa tenga una ventaja competitiva. Cada

vez más empresas están implementando un enfoque de gestión de calidad total en toda la

organización para generar y brindar satisfacción al cliente.


Una de las tácticas que permite conectar a sus clientes con el propósito de valor de su empresa, es

implementar una estrategia de contenidos basada en ellos, en Visual Lab Agencia Digital podemos

asesorar a su empresa para comenzar a implementar el camino que le permitirá fidelizar y

conectar a sus clientes con su marca.

9 visualizaciones0 comentarios