Open Site Navigation

Guía para saber cómo iniciar mi negocio y cómo llevarlo a cabo

Actualizado: 2 mar

Comenzar un negocio no es algo fácil de hacer. Hay muchas cosas que debes considerar antes de comenzar. Emprender no se trata solo de tener la idea, sino también de ejecutarla y evaluarla para saber si es funcional.


Hay dos cosas principales que necesitas para iniciar tu negocio: una idea y recursos. Los recursos pueden ser cualquier cosa, desde dinero, habilidades, conocimientos o incluso tiempo. Puedes utilizar estos recursos para convertir tu idea en realidad y explotarla al máximo, entonces si no sabes por dónde empezar, puedes preguntarte ¿En qué soy buena/bueno? ¿Qué sé que a las demás personas les pueda servir?





Es importante recalcar que cada negocio es único e irrepetible por lo que esta es una guía que se debe adecuar a tus necesidades específicas. Dicho esto, para empezar un negocio debes conocer estas 3 etapas esenciales:

  1. Pon tus objetivos y expectativas de negocio sobre la mesa: Etapa de Planeación

  2. Manos a la obra : Etapa de ejecución

  3. ¿Logré mis objetivos? ¿Qué debo mejorar? : Etapa de Evaluación


Es necesaria cada una de estas etapas ya que, si no planificas, no tienes camino a seguir y si no evalúas no vas a tener qué mejorar. ¿Qué necesitas saber de cada etapa?


 

1. Pon tus objetivos y expectativas de negocio sobre la mesa: Etapa de planeación


Este es el paso número uno y el más importante. Pero ¿Cómo planifico de forma efectiva? ¿Estaré haciendo lo correcto? ¿Por dónde empiezo? Estas son algunas de las interrogantes más comunes que surgen a la hora de iniciar un negocio. La planificación es necesaria porque te ayuda a mantenerte al día con tus objetivos y te brinda una mejor oportunidad de éxito. Siempre debes tener una idea de cuál es su objetivo final, qué recursos necesitas para llegar allí y qué pasos se necesitan para llegar a donde deseas.

¡Es momento de ir más allá de solo soñar!


Inicialmente, necesitas definir bien la idea de negocio, delimitar la población a la qué quieres dirigirte, qué recursos necesitas para iniciar, y lo más importante, poner sobre papel para cuáles fechas deben estar cumplidas las tareas de ejecución y de evaluación.


Si necesitas saber en que etapa de negocio estás sin duda alguna no podés perderte la oportunidad de hacer el siguiente test


2. Manos a las obras: Etapa de ejecución


¡En esta etapa es donde ocurre la magia, donde lo que pensaste por días y escribiste por noches toma forma y pasa de ser un sueño a ser una realidad. ¿Estás lista?

Gracias a la etapa de planeación ya sabes lo que necesitas, con lo que cuentas y lo que no (no todo es color de rosa), en este punto ya conoces tus fechas limites y los pasos a seguir. Lo que vamos a querer evitar en esta fase son las lagunas de proyectos, se le llama así a lo que no se cumple sobre lo previamente plasmado en la etapa de planeación, the Project management institute afirma que el 40% de lo planteado se queda en el papel y no va a la ejecución por generar proyectos demasiado ambiciosos, o bien, por un mal seguimiento de las tareas. Es por esto que te recomendamos lo siguiente:

  1. Si vas a trabajar en equipo, es necesario que todas y todos entiendan las tareas planteadas. Hay que conseguir que todo el mundo esté de acuerdo antes de iniciar el proyecto.

  2. No olvides el efecto dominó. Tu proyecto va a depender de recursos limitados, por esto es necesario ejecutar de forma lógica las tareas previamente planteadas en la etapa anterior y revisar la dependencia de tareas constantemente.

  3. Supervisar con frecuencia los progresos y corregir el rumbo cuando sea necesario.

3. ¿Logré mis objetivos? ¿Qué debo mejorar? : Etapa de evaluación.

La etapa de evaluación es necesaria porque en este punto te darás cuenta qué de lo que planteaste al inicio te sirvió y qué cosas necesitas mejorar para el próximo ciclo de proyecto.



Algunas de las preguntas que te puedes realizar en este punto son:

  • ¿Qué problemas hubo?

  • ¿Qué salió bien?

  • ¿Qué se puede mejorar?

  • ¿Cuál es el avance e impacto del proyecto?

  • ¿Se alcanzaron los objetivos?

  • ¿Qué actividades y métodos me dieron más resultados?

También es importante que evalúes la viabilidad y eficacia del proyecto, calcular los posibles riesgos y determinar las conclusiones.



Si te interesa que te ayudemos con tu planeación, ejecución y evaluación KIKU es la opción ideal está a tan solo un botón de contactarnos.




50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo